La odisea de los comunitarios del área del volcán de Fuego

La odisea de los comunitarios del área del volcán de Fuego

La odisea de los comunitarios del área del volcán de Fuego

El camino es largo y con muchas dificultades.

Las familias que radican en las aldeas y caseríos de la región del volcán de fuego pasan tremenda odisea para acceder a los poblados cercanos, ya sea vía Escuintla o Siquinalá.

Cada año en la época lluviosa pasan penalidades para salir al pueblo cercano a realizar sus compras o a vender sus productos, debido a que el paso se interrumpe.

Por las constantes crecidas de varios ríos que atraviesan el camino vecinal, por el lado de Siquinalá se encuentran con el Cenizas, el aparte de las fuertes corrientes de agua también descienden lagares.

Luego está el río platanares y otras quebradas que aparentemente no son inofensivas, pero al llover fuerte se tornan muy peligrosas e imposibilitan que los vehículos puedan continuar su marcha.

Mientras que por Escuintla es mucho más difícil porque tienen que cruzar los ríos: La Quebrada del Jute, barranca de lagares, igualmente el río Las Cañas, La Trinidad y el Achiguate, entre otros riachuelos.

Cuando estos ríos crecen los comunitarios tienen que esperar muchas horas para poder continuar su camino, por lo que su viaje es una odisea.

Especialmente para las personas de la tercera edad, quienes obligadamente tienen que ir a la Agencia Bancaria a cobrar sus centavitos.