A la vuelta de la esquina

A la vuelta de la esquina

Mi pluma

A la vuelta de la esquina

Por: Salvador Gallardo

El titular que utilizo en esta columna u opinión, es una frase utilizada para decir que algo está muy cerca y tiene relación con la fase final de las elecciones políticas de Guatemala.

Las que están próximas a llegar a su epílogo pues cada vez está más cerca la segunda vuelta de éste evento eleccionario, en el que el pueblo guatemalteco dentro de dos opciones podrá elegir a uno para que gobierne en los próximos cuatro años.

La pregunta es: ¿Quién será? ¿Hacía quien se inclinará la balanza? ¿Dejarán que sea el pueblo el que elija? Es una serie de interrogantes que están en el ambiente. Lo cierto es que el 11 de agosto está a la vuelta de la esquina.

Fecha en la que supuestamente el pueblo guatemalteco llegará a la urna con el propósito de escoger entre los dos candidatos, lo que no está nada fácil tomando en cuenta los perfiles de los participantes.

Por el de la señora tiene un perfil nada halagador pues todo lo que se dice de ella es negativo, con una serie de acusaciones que de ser ciertas cualquier juez le condenaria a no se cuantos años de carcel. Lo que se sabrá si no llegase a ganar, pues al ya no tener el blindaje de inmunidad creo inmediatamente la capturian o ¿no?

Y que decir del señor, el que tampoco es perita en dulce, igual se acusa de muchas cosas hasta de patear para atrás y que por lo mismo se le achaca que lo primero que haría es promover la igualdad de género. Incluso que tuvo participación en un desfile de los de allá.

En fin se dice tanto de las dos opciones que tienen los guatemaltecos para elegir a su nuevo presidente, cuya decisión de elección la tienen difícil por lo ya descrito.

Siendo el candidato que salga electo el único que puede desvirtuar todo lo que se dice, haciendo todo lo contrario. Demostrandole al pueblo que no se equivocó con haberlo eligido.

Recuerde tiene poco poco tiempo para analizar e ir a la urna convencido por quien va votar, no se olvide el 11 de agosto está a la vuelta de la esquina.