Las aguas se calmaron

Mi pluma

Las aguas se calmaron

Por: Salvador Gallardo

Cuando digo que las aguas se calmaron no me refiero a las lluvias de la época, sino a las de la política guatemalteca. Aunque pareciera que los efectos del Niño también se introdujeron en el ambiente político.

Pues luego de conocerse los resultados de las escrutinios y se diera la inconformidad de los perdedores con los ganadores, destacándose una serie de manifestaciones solicitando incluso que se repitiera las elecciones.

Sin embargo el TSE fue eslabonando un cadena de críticas en su contra, supo llevar la chuchita al agua pues mientras ponían a fiscales de partidos u otras personas a realizar el conteo de actas, para que no sé.

Porque mientras se entretienen haciendo el conteo ellos, los del TSE oficializaron a la mayoria de los ganadores, según los datos digitalizados al grado que los dos candidatos que van a segunda vuelta por la presidencia, ya hacen proselitismo.

Una que ofrece espejitos y que en Escuintla ha logrado convencer a algunos que en la primera vuelta fueron sus férreos contrincantes, en tanto que el otro no es claro en sus ofrecimientos.

Porque lo que si está claro es que ninguno de los dos tiene un verdadero plan de trabajo que nos convenza a quienes no creemos en espejismos.

Pero en estos momentos de lo malo lo mejor y lo bueno es que las aguas en la política de Guatemala están calmadas, las que seguramente volverán a ponerse turbulentas después del 11 de agosto.

Cuando los señores del Tribunal Supremo Electoral den a conocer a su voluntad quien o quienes gobernarán al país por los próximos cuatro años. ¿Usted que cree?