No hay peor sordo que el no quiere oír

No hay peor sordo que el no quiere oír

Mi pluma 

No hay peor sordo que el no quiere oír 

Por: Salvador Gallardo 

En Escuintla Ciudad no se aplica el confinamiento establecido como una de las medidas dentro los de los protocolos establecidas por el gobierno guatemalteco, para evitar la propagación del Covid-19.

Pandemia que ha afectado a muchos país del globo terráqueo y que Guatemala no es la excepción, cuando decimos que en Escuintla no se aplica la medida señalada.

Es porque en los recorridos que hacemos en el casco urbano de la Ciudad escuintleca, observamos a grupos de personas que no están guardando la distancia mínima sugerida entre una persona con la otra.

Además, las personas que conducen en los vehículos, especialmente las motocicletas allí el confinamiento pasó de noche. Porque casi siempre van más de 2 personas en dicho vehículos.

A eso se le agrega que en las áreas de los mercados las personas entran y salen como quieren, cuando uno ve la cantidad de gente que circula a diario en la Ciudad de Escuintla salta la pregunta: ¿Dónde está la enfermedad?

Pues todo mundo va y viene como que no hubiese nada, contrasta con la estadística que marca a Escuintla en zona roja y que la Cabecera departamental está a la cabeza, con un alto índice de personas contaminadas.

Por otro lado son ya varios meses que se implantó el Estado de Calamidad y el Toque de Queda en el país por la pandemia, sin embargo el transporte pesado no dejado un solo día de circular. ¿Será que el virus es tan especial que no pide jalón a éste tipo de transporte?

Lo cierto es que en Escuintla Municipio no se acatan las restricciones establecidas como protocolos, para evitar el contagio del Covid-19. Independiente de lo que han dejado de hacer las autoridades municipales y de gobierno.