La falta de sueño se asemeja al emborracharse

La falta de sueño se asemeja al emborracharse.

Cada vez existen más estudios acerca de cómo el sueño afecta a nuestro organismo y, especialmente al cerebro. Una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Los Ángeles, California (EE.UU.) y la Universidad de Tel Aviv (Israel) confirma que la falta de sueño tiene un impacto severo en cómo funciona el cerebro, con consecuencias potencialmente peligrosas en la vida cotidiana. Para el cerebro, no descansar adecuadamente es como excederse bebiendo alcohol.

En el experimento, los participantes recibieron una tarea de categorización en la que tuvieron que ordenar diferentes imágenes en distintas categorías lo más rápido posible. Mientras realizaban esta tarea, los investigadores se centraron en la actividad eléctrica en el lóbulo temporal del cerebro, que se ha asociado con la  memoria y el reconocimiento visual. Los científicos observaron que cuanto más somnolientos y cansados estaban los participantes, más difícil les resultaba la tarea y más lenta era su ejecución.

Con la falta de sueño, las células cerebrales se volvieron "lentas" y la comunicación neuronal se vio afectada. Las neuronas respondieron lentamente y sus transmisiones se prolongaron más de lo habitual. La falta de sueño afecta significativamente a la comunicación de las neuronas