La tierra y su labrador 

La tierra y su labrador 

La tierra y su labrador 

Cultivos del que se disfrutan los frutos de su cosecha. 

Desde su creación al hombre le fue entregada la tierra para que la labrase, llenándola de variados cultivos para su abastecimiento o que fuese el alimento de otros. 

Conforme su crecimiento y el desarrollo tecnológico el hombre inventó las máquinas agrícolas, que le han facilitado la mecanización de la tierra para una preparación adecuada en la siembra de los cultivos. 

El término mecanización agrícola es una de las ramas de un estudio ingenioso, siendo utilizado por los grandes empresarios. Sin embargo los medianos y pequeños agricultores aún utilizan métodos antiguos para preparar el campo que van a sembrar. 

Incluso sus instrumentos de labranza son artesanales ya que la extensión de terreno a labrar posiblemente sea de pequeña dimensión, como se puede ver en esta plantación de sandía. Cuyo terreno mide 2 manzanas, según lo expresado por su labrador. 

En los mercados hay diversidad de productos que provienen de la labranza de la tierra, donde el campesino trabaja arduamente para obtener el mejor producto.